Atomium

El Atomium es el símbolo de la capital belga desde 1958. Originalmente construido para durar sólo seis meses, en ocasión de la Exposición general de primera categoría de Bruselas de ese mismo año, hoy es uno de los principales atractivos turísticos que la ciudad europea ofrece a sus visitantes.

El ingeniero belga André Waterkeyn fue el encargado de diseñar esta estructura realizada en acero y aluminio que representa un cristal de hierro ampliado 165 mil millones de veces. Nueve esferas de acero de 18 metros de diámetro unidas por tubos de 29 metros de longitud conforman la molécula.

Para levantar este ícono de 103 metros se necesitó del trabajo de 15 mil obreros durante 3 años.

El objetivo de su realización era representar a Bélgica durante la exposición, pero la gran afluencia de turistas que querían conocerlo determinó que el Atomium quedara de manera permanente.

Si estás pensando en conocer Bruselas, el Atomium debe ser un punto obligado en tu recorrido por la capital belga. Desde febrero de 2006, luego de dos años en los que permaneció cerrado para el público para ser renovado, la estructura cuenta con un elevador que transporta a los visitantes a la cima. Además se remodelaron los interiores de las esferas para darles un aspecto más moderno a las salas y restaurantes ubicados en ellas.

Los procesos de remodelación fueron necesarios debido a que la estructura había sido pensada para durar sólo algunos meses, por lo que se debía reforzar la seguridad.

Un dato importante para todos aquellos que deseen recorrerlo es que sólo para la esfera de la cima se requiere del uso del ascensor, al resto se puede acceder por escaleras. Si eres curioso y gustas de conocer a fondo cada lugar, es recomendable que contrates un guía o alquiles un audio guía que están disponibles en una gran cantidad de idiomas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *