La Biblioteca Wittockiana en Bruselas

No hace falta aclarar que la localidad de Bruselas, en Bélgica, es un destino en el que los amantes del arte en todo su esplendor pueden darle rienda suelta a su afición en prácticamente todos sus lugares de interés. En esta ocasión en especial, trataremos sobre uno de los tantos museos con los que dispone la ciudad belga en cuestión: la Biblioteca Wittockiana. Es fundamental considerar que se trata de uno de los pocos establecimientos que gira en torno de la encuadernación, una verdadera forma de arte que lamentablemente no tiene demasiada difusión.

En primer lugar, cabe destacar que con el término encuadernación se hace referencia a una práctica antigua, para la cual se requiere mucha creatividad y paciencia. Es fundamental tener en mente que gracias a este trabajo los libros se pueden conservar en buenas condiciones, por lo que es posible decir que la función principal de la encuadernación es la de proteger y embellecer los escritos.

El museo de la encuadernación que se sitúa en Bruselas ofrece a los turistas la posibilidad de apreciar su magnífica colección permanente, aunque es necesario pedir cita con anticipación para concurrir allí. En una visita es posible descubrir más de tres mil encuadernaciones pertenecientes a las épocas más diversas, documentación abundante de genealogía y heráldica y topografía local. También se puede asistir a una sala de lectura, la cual está abierta al público. El horario de este salón tan interesante es de 10:00 a 17:00 de martes a sábados. Los menores de doce años no pagan entrada.

Museo Charlier de Bruselas en Bélgica

Si eres un apasionado del arte, Bélgica es un destino que te resultará fascinante. Su capital y ciudad más grande, Bruselas, es un excelente ejemplo de que este país dispone de una riqueza cultural y artística enorme, la cual está presente en la arquitectura, los monumentos, los teatros y los múltiples establecimientos educativos con los que dispone. En esta ocasión en particular, trataremos sobre uno de ellos, denominado el Museo Charlier. En una visita a la instalación en cuestión es posible descubrir una extensa colección compuesta por pinturas, tapices y esculturas pertenecientes a los últimos cinco siglos. He aquí los principales datos y características de este atractivos imperdible de Bruselas.

El Charlier está localizado en pleno corazón de la ciudad, sin dejar de mencionar que está emplazado en una antigua mansión, cuyo dueño era Henry Van Cutsem. Este hombre se destacó en gran medida por ser uno de los personajes más célebres en lo que respecta al arte de Bélgica en la década de 1890. Si tienes la oportunidad de conocer este establecimiento, descubrirás magníficas salas repletas de muebles de la época del Renacimiento, objetos del Lejano Oriente y esculturas de toda clase, que en su mayoría son obras del famoso Guillaume Charlier (de ahí el nombre del museo).

Otros atractivos de los que se puede disfrutar en este pintoresco establecimiento son: pinturas de artistas de finales del XIX y principios del XX, exposiciones temporales de todo tipo e incluso conciertos de música clásica y encuentros literarios. Los horarios de visita son: de lunes a jueves de 12:00 a 17:00 y los viernes de 10:00 a 13:00. La entrada tiene un costo de cinco euros para los mayores de 18 años y 3 euros tanto para jubilados como para estudiantes.

Manneken Pis en Bélgica

Con el nombre Manneken Pis se conoce al monumento de mayor importancia en Bruselas, la ciudad capital de Bélgica. Su valor reside en el enorme reconocimiento que adquirió mundialmente, sin dejar de mencionar que se trata de un atractivo sumamente apreciado por los mismos habitantes de la localidad belga en cuestión. Es por esta razón que, si tienes la posibilidad de vacacionar en este rincón del país, éste es sin lugar a dudas una de las tantas visitas que no puedes dejar de realizar.

Ubicado en la esquina de la rue de l’Etuve-Stoofstraat con la rue du Chêne-Eikstraat, este agradable rincón de Bélgica tan querido por los bruselenses, está prácticamente todo el tiempo rodeado de turistas que concurren a dicha intersección para conocerlo y tomar divertidas fotografías allí. Uno de los aspectos más curiosos de este monumento es su pequeño tamaño, que tranquilamente podría hacer que pase desapercibido. Sin embargo, Manneken Pis alberga una fuente de estilo barroco que está decorada por una encantadora y particular estatua.

La figura representa a un niño desnudo que está orinando, una imagen muy graciosa sin lugar a dudas. La misma es obra de Duquesnay en estilo renacentista, realizada en el año 1619. A pesar de esto, es de suma importancia tener en cuenta que la estatua que se puede visitar actualmente es una réplica, ya que la verdadera fue robada. Por otro lado, no podemos dejar de hacer referencia a que hay múltiples leyendas que giran en torno a sus orígenes, que todavía son inciertos.

Por último, es importante tener en cuenta que la estatua de Manneken Pis es vestida de diversas formas desde el año 1698 para fechas especiales. Ha usado los trajes más variados, los cuales actualmente constituyen una importante colección de 700 vestidos que se exhibe en el Museo de la Ville.

El Museo del Cómic en Bélgica

Bélgica tiene una gran cantidad de encantos, pero sin dudas uno de los más sobresalientes son los numerosos museos con los que cuenta, los cuales se caracterizan por ser verdaderamente curiosos. Si tienes planeado viajar a este país, más precisamente la maravillosa ciudad de Bruselas, hay ciertos establecimientos de este tipo que no puedes dejar de visitar. Uno de ellos se denomina el Museo del Cómic, que está emplazado en una pintoresca finca que se sitúa en la Rue des Sables. Cabe destacar que se trata nada más ni nada menos que de antiguos almacenes construídos al mejor estilo Art Nouveu, los cuales fueron erigidos de la mano de Víctor Horta para Waucquez entre los años 1904 y 1906.

En una visita a este museo, que está abierto de martes a domingos de 10 a 18 horas, es posible apreciar en todo su esplendor una de las expresiones artísticas más populares de Bélgica, el cómic. En primer lugar, es imposible no hacer referencia a que el recorrido no sólo es interesante por lo que se puede observar en el interior del museo, sino también por el exquisito diseño y estructura del edificio en el cual está instalado. En el Museo del Cómic también se pueden encontrar un restaurante, una librería, una biblioteca gratuita para quienes visitan el lugar y un centro de estudios de tebeos.

Este museo alberga una colección compuesta por más de seis mil obras originales, sin dejar de mencionar que también cuenta con exposiciones dedicadas a la creación de los cómics, una sala que refleja los orígenes del arte tebeo y exhibiciones que se centran en las obras actuales, basadas en política, erotismo y sátira. Por último, no podemos dejar de decir que el Museo del Cómic está dedicado a Tintín, el célebre reportero creado por Hergé en 1929.

Grote Markt en Bélgica

No caben dudas de que ciertas plazas poseen características especiales, las cuales las han convertido en verdaderos centros de la vida social de determinadas localidades. Estos aspectos tienen que ver con su belleza, su riqueza histórica y los monumentos de sobresaliente arquitectura por lo general. Algunos ejemplos de este tipo de espacios son la Plaza Mayor de Madrid, la Plaza Central de Brujas o la Plaza Grote Markt de Bruselas, de la cual trataremos a continuación.

Es imposible no hacer referencia a la importancia de esta plaza belga, sin dejar de mencionar que es uno de los atractivos más importantes de la ciudad de Bruselas, razón por la que todas las personas que tengan en mente vacacionar allí debe incluir este sitio en su itinerario de viajes. Grote Markt es un lugar lleno de vida, el cual se encuentra repleto de gente prácticamente todo el tiempo. Es un punto de reunión sumamente concurrido, por el simple hecho de que está localizada en una zona neurálgica de Bruselas.

Es de suma importancia considerar que esta plaza poseé ejemplos muy buenos de la arquitectura tradiconal del país, por lo que resulta ideal para pasear, conocer las maravillosas construcciones que se encuentran allí y tomar bellísimas fotografías. Además de sus edificios históricos (como por ejemplo el Ayuntamiento, que data de 1455), también alberga una cantidad realmente considerable de tiendas, en las que es posible realizar toda clase de compras.

Por último, es imposible no hacer hincapié en que esta plaza fue nombrada gracias a su antigüedad y su singular atractivo como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 1998.

Fuente: Foto