La estatua de Los Amantes en Bélgica

Brujas es una localidad perteneciente a Bélgica, la cual es considerada como una de las más bonitas de todo el mundo. De hecho, un paseo por las calles de esta ciudad es una verdadera experiencia en relación con el arte y la arquitectura. Esto es así porque dispone de una gran cantidad de elementos urbanos que la convierten en un rincón mágico e inolvidable. Además de esto, no podemos dejar de mencionar que esta urbe belga se constituye como un destino sorprendente, al que no importa cuántas veces lo recorras, siempre encontrarás un encanto nuevo. Un buen ejemplo de esto es la encantadora Estatua de los Amantes, la cual está escondida en una pintoresca plaza de pequeñas dimensiones. A continuación, trataremos sobre las principales características de esta magnífica estatua, que se constituye como una visita sumamente agradable dentro de la localidad.

Los Amantes es una obra de los artistas Stefaan de Puydt y Livia Canestraro, sin dejar de mencionar que el sitio sobre la cual está emplazada la estatua en cuestión (la Plaza del Ayuntamiento) se localiza bastante lejos de la zona más turística de Brujas. Este lugar resulta ideal para quienes buscan un ambiente tranquilo, en donde pueden descansar y disfrutar del espacio verde. La escultura está elaborada en metal y representa a un hombre y una mujer tomados de la mano que están por darse un beso. Él lleva una máscara veneciana y ella una especie de velo en “movimiento”.

Es de suma importancia considerar que Los Amantes no es el único símbolo de romanticismo dentro de la plaza, ya que en varios de sus rincones es posible encontrar la palabra “amor” garabateada en diversas lenguas, tales como italiano, francés, holandés, español, inglés y alemán, entre otras. Sin dudas, se trata de un rincón belga excelente para los enamorados, o simplemente para aquellas personas que quieren pasar un grato momento al aire libre.

La catedral de Tournai en Bélgica

No hace falta hacer hincapié en la enorme belleza con la que cuenta Bélgica. Este país es sumamente recomendable para todas aquellas personas que tienen en mente realizar un viaje de placer pronto, ya que allí pueden encontrar toda clase de atractivos. Una de las tantas ciudades pintorescas con las que cuenta se denomina Tournai, y está situada en la región de Valonia.

Esta urbe resulta una visita ideal para aquellos individuos que disfrutan con el patrimonio histórico de los sitios a los que concurren. Esto es así porque Tournai es una de las localidades de mayor antigüedad en el país, sin dejar de mencionar que tuvo una gran importancia durante la Edad Media. Si tienes la posibilidad de viajar a este rincón belga, hay dos construcciones sobresalientes allí que no puedes dejar de visitar: el campanario Le Beffroi y la Catedral de Notre-Dame.

Los dos edificios en cuestión forman parte del Patrimonio de la Humanidad de la ciudad, sin dejar de mencionar que se constituyen como verdaderos tesoros arquitectónicos e históricos dentro de Valonia. La catedral, por su parte, fue erigida durante la primera mitad del siglo XII y se destaca en gran medida por su armoniosa mezcla de estilo gótico y romano. Asimismo, no podemos dejar de decir que es considerada como una de las más bonitas en todo el continente europeo.

En una visita a esta maravillosa parroquia no sólo es posible admirar su excelente diseño y su fascinante estructura, sino que también se puede contemplar su nave de imponentes proporciones, sus cinco torres, sus vidrieras y su pintoresco altar del mármol.

Tournai

No Comments

Ciudades

La catedral de Tournai en Bélgica

El Museo de la Aviación Stampe en Bélgica

Uno de las visitas imperdibles en la localidad belga de Amberes es el Museo de la Aviación Stampe. Se trata de un recorrido realmente interesante, ideal para los apasionados de la aviación. Está situado en las afueras de la ciudad en cuestión, sin dejar de mencionar que acoge colecciones cautivantes compuestas por aviones de todo tipo. Todos coinciden en una cuestión: están en excelentes condiciones, fueron fabricados en la primera mitad del siglo XX y se emplearon tanto en la Primera como en la Segunda Guerra Mundial. 

En una visita al Museo de la Aviación Stampe es posible descubrir numerosas exposiciones; compuestas por máquinas de diseños, colores y componentes originales, las cuales pertenecieron a diversas formaciones militares de Bélgica. Es importante considerar que esta institución se desarrolló con el objetivo principal de conmemorar a los pioneros de Amberes en lo que respecta a la aviación, llamados Jean Stampe y Maurice Vertongen. Estos dos hombres se reunieron para dar lugar a una escuela de vuelo, situada en el Aeropuerto de Deurne. Más adelante se incorporó allí una fábrica, en la que se construyó el único avión belga que adquirió un gran prestigio a nivel internacional: el SV4.

Es fundamental tener en mente que recorrer el museo en su totalidad sólo lleva menos de dos horas, aunque esto no significa que el establecimiento sea poco interesante. Allí es posible apreciar magníficos aviones, aprender sobre la historia de cada una de las máquinas, oír anécdotas de pilotos que participaron en la guerra y mucho más. Por último, es importante hacer referencia a que este lugar abre sus puertas solamente los sábados y domingos, de 14 a 17 horas.