Clima en Bélgica

Bélgica posee un clima similar en todo su territorio debido a su pequeña extensión. El clima predominante es el marítimo templado. Las variaciones climáticas dependen de la proximidad al océano o a la altura.

La zona de la costa se caracteriza por ser templada y húmeda con bajas posibilidades de precipitaciones. En las regiones alejadas del océano, el clima es continental con lluvias frecuentes y grandes variaciones de temperatura en las distintas estaciones. Los inviernos tienen temperaturas muy bajas y los veranos son muy calurosos.

Bélgica se ve afectada por diferentes contingencias climáticas. Durante gran parte del año llega al país un frente polar marítimo de aires húmedos y fríos. En el período invernal, el anticiclón siberiano afecta la superficie belga con aires polares continentales fríos y secos que provocan numerosas precipitaciones de nieve. En la temporada estival, el territorio belga se ve influenciado por masas de aire tropical marítimo debido al anticiclón de los azores.

En las Ardenas es donde se registra la mayor amplitud térmica del país, durante la temporada estival los días alcanzan altísimas temperaturas y en invierno se registran fríos polares.

La temperatura media anual de Bélgica oscila entre los 9 °C y 10 °C. La temperatura promedio en verano es de 17 °C y de 3,1 °C en invierno. La media máxima en la temporada estival es de 21,6 °C y en invierno de 6,2 °C.

Bélgica se caracteriza por sus numerosos días nublados que tiñen de gris sus paisajes. Las lluvias son frecuentes durante todo el año y es normal que la niebla invada cada rincón. El nivel medio anual de precipitaciones registra cifras de entre los 700 y 1000 milímetros.  Durante los meses de invierno, en la zona de montaña, son normales las nevadas y los vientos fuertes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *