El Castillo de Deulin en Bélgica

En una visita a cualquier rincón de Bélgica se pueden encontrar fortificaciones antiguas que resultan maravillosas. Si te apasiona este tipo de construcciones, no caben dudas de que este país debe ser uno de tus lugares predilectos en el mundo. El Castillo de Deulin es un fascinante ejemplo de edificaciones añejas, por lo que lo recomendamos ampliamente como un lugar de interés turístico que no te puedes perder. Está situado a tan sólo una hora de Bruselas y a unos cuarenta minutos de Lieja. Hoy en día, este magnífico espacio es utilizado para llevar a cabo diversas celebraciones, tales como bodas, recepciones, congresos, desfiles, conciertos y más. Gracias por su diseño elegante, su majestuosa estructura y sus alrededores repletos de zonas verdes, el Castillo de Deulin se distingue en gran medida.

La fortificación en cuestión está emplazada precisamente en el pueblo de nombre homónimo a él, en la comuna de Hotton y en la provincia belga de Luxemburgo. Fue erigido en el año 1758 de la mano de Guillaume -Joseph de Harlez, sin dejar de mencionar que de decorarlo se encargó su hijo Simon-Joseph de Harlez en 1770 aproximadamente. El castillo, que tiene forma de letra U, está construido con ladrillos y la característica piedra azul belga.

En una visita a el Castillo de Deulin es posible conocer fantásticos rincones que sobresalen por su valor arquitectónico y artístico, tales como la capilla señorial dedicada a Saint Remacle, interiores suntuosamente adornados con lienzos y estucos y jardines hermosos de estilo francés. Por último cabe destacar que desde esta construcción, declarada Patrimonio Excepcional de Valonia en 2003, se pueden obtener vistas imperdibles al Ourthe y al parque.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *