Manneken Pis en Bélgica

Con el nombre Manneken Pis se conoce al monumento de mayor importancia en Bruselas, la ciudad capital de Bélgica. Su valor reside en el enorme reconocimiento que adquirió mundialmente, sin dejar de mencionar que se trata de un atractivo sumamente apreciado por los mismos habitantes de la localidad belga en cuestión. Es por esta razón que, si tienes la posibilidad de vacacionar en este rincón del país, éste es sin lugar a dudas una de las tantas visitas que no puedes dejar de realizar.

Ubicado en la esquina de la rue de l’Etuve-Stoofstraat con la rue du Chêne-Eikstraat, este agradable rincón de Bélgica tan querido por los bruselenses, está prácticamente todo el tiempo rodeado de turistas que concurren a dicha intersección para conocerlo y tomar divertidas fotografías allí. Uno de los aspectos más curiosos de este monumento es su pequeño tamaño, que tranquilamente podría hacer que pase desapercibido. Sin embargo, Manneken Pis alberga una fuente de estilo barroco que está decorada por una encantadora y particular estatua.

La figura representa a un niño desnudo que está orinando, una imagen muy graciosa sin lugar a dudas. La misma es obra de Duquesnay en estilo renacentista, realizada en el año 1619. A pesar de esto, es de suma importancia tener en cuenta que la estatua que se puede visitar actualmente es una réplica, ya que la verdadera fue robada. Por otro lado, no podemos dejar de hacer referencia a que hay múltiples leyendas que giran en torno a sus orígenes, que todavía son inciertos.

Por último, es importante tener en cuenta que la estatua de Manneken Pis es vestida de diversas formas desde el año 1698 para fechas especiales. Ha usado los trajes más variados, los cuales actualmente constituyen una importante colección de 700 vestidos que se exhibe en el Museo de la Ville.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *